Estudio Luisa Ramón

Yoga Auténtico Integral - Valencia

Metodología

yogaLa práctica es fácil, cómoda y viable, ya que está adecuada a las posibilidades de los alumnos. Nunca se proponen posturas difíciles, imposibles o contorsionísticas. Sólo los alumnos muy antiguos y muy avanzados acceden a niveles más complicados.

Cada sesión se construye y se elabora durante la práctica. No se trata, pues, de proponer tablas fijas o series estándar, idénticas en todos los grupos. Cuando un alumno viene con algún problema físico determinado, como escoliosis, o psíquico, como depresión, no se trata de incluirlo en cualquier grupo y dirigirles a todos el “saludo al sol”. Así jamás van a tener resultados ni van a resolver nada. El sistema cambia según la problemática.

Los resultados de una práctica dependen, más que de la eficacia de cada uno de los ejercicios, del orden en que éstos se acometen, es decir, de la estructura de la sesión y de que ésta se vaya adaptando en función de la respuesta del grupo.

Por otra parte, por mucho que el profesor/a estructure bien su sesión y la module a las posibilidades y necesidades del alumno/a, es necesario que también éste se adapte al método y adopte una actitud activa. El alumno no puede limitarse a realizar las preparaciones o posturas que se le proponen, mientras piensa en sus cosas. Mente y cuerpo han de participar en la sesión para que ésta sea realmente efectiva. Los movimientos se han de acometer conscientemente, y no de manera mecánica. Esa es, precisamente, la diferencia principal, entre gimnasia y yoga: la gimnasia se limita al ejercicio físico; el yoga, va mucho más allá, puesto que requiere, además, atender a nuestra respiración, ser conscientes de ésta y del movimiento, estar “sintiendo” lo que va ocurriendo tanto a nivel físico como respecto a sensaciones, siendo conscientes de nuestra mente y sus dispersiones para centrarla en lo que se está haciendo.

Esto es lo que significa estar en el “aquí y ahora”, esa expresión tan manida pero de la que pocos entienden su real significado. Eso es también el mindfulness, o atención plena, tan de moda: durante la sesión, estamos en el momento presente, realizando las prácticas que nos propone el profesor, observándonos y aceptando cómo responde nuestro cuerpo, sin querer cambiarlo, sólo observando y siendo consciente también de los sentimientos o reacciones anímicas que se generan.

Esto no es fácil, pero el método de Luisa Ramón integra todos los aspectos mencionados: los ejercicios están cuidadosamente elegidos para que, con la menor complejidad posible, se consigan los máximos resultados; la sesión está meticulosamente estructurada y se va modulando en función de la capacidad de respuesta de los alumnos; y, durante la misma, se le va facilitando al alumno la consecución de esa actitud y estado de atención que determinará la obtención del máximo beneficio de la sesión.

La clase, por otra parte, no pretende únicamente el beneficio durante la misma, sino que ha de ser un entrenamiento para la vida. De nada sirven dos o tres horas a la semana de práctica y actitud correcta si durante el resto del tiempo seguimos acumulando horas de malas posturas, tensiones físicas y mentales. Conforme avancemos en la práctica en el estudio, los resultados se harán patentes en nuestro día a día, ya que detectaremos cuándo surgen nuestras tensiones y las aflojaremos, adquiriremos el hábito de adoptar y permanecer en posturas higiénicas, y notaremos mejorar nuestra atención y concentración, así como nuestra capacidad de relajarnos, disminuyendo los estados de ansiedad, tensión y depresión.

Beneficios

A nivel físico, los alumnos suelen constatar una mejoría en su estado general, mejor postura, debido a que su columna se va rectificando, mayor flexibilidad articular, mayor capacidad pulmonar y resistencia, etc.

En el caso de los deportistas, refieren que consiguen mejores rendimientos en su deporte ( los esquiadores notan mayor fortaleza en sus articulaciones, los corredores más resistencia, etc.)

Depresión, ansiedad, agorafobia, claustrofobia.

Desde hace 40 años los resultados más patentes los hemos obtenido en los casos de depresión profunda, crisis de pánico, agorafobia, etc. Ya en los años 70 los doctores Pedro Malabia y Jorge Semper nos enviaban pacientes con esta problemática. Entonces, la agorafobia ni siquiera estaba diagnosticada, por desconocida.

También las doctoras Lola y Guillermina Vilar, quienes eran unas adelantadas para su tiempo (años 50), que fueron quieres recomendaron el yoga a Luisa Ramón en 1960, lo aconsejaban y practicaron ellas mismas hasta una edad avanzada.

Embarazo

En el estudio de Luisa Ramón no existen grupos específicos para mujeres embarazadas, ya que ellas -siempre que el embarazo no sea problemático y requiera de reposo- pueden realizar las sesiones normales, con pequeñas adaptaciones en función de los cambios que se van produciendo en su morfología. No obstante, se les recomienda, durante una parte de la clase, la realización de ejercicios específicos para facilitar el parto y la recuperación tras el mismo. Así lo han hecho decenas de sus alumnas, que han seguido asistiendo a clase hasta, en muchos casos, la fecha prevista para el parto, conservando una buena forma física y sin perder agilidad. Así mismo, en general, se han reincorporado a las clases tras una breve interrupción tras el parto, recuperándose con rapidez.

Yoga con bebés

En el Estudio de Luisa Ramón no se realiza yoga con bebés, ya que se considera que el yoga ha de ser una práctica individual, personal, introspectiva, incompatible con la atención simultánea a un bebé. Lo que mejor puede ayudar a una madre reciente es disponer de un mínimo tiempo para ella, en el que pueda centrarse en su propia práctica y obtener de ese tiempo un bienestar del que, seguro, después se beneficiará su bebé.

0 Comentarios

  1. Ciertamente la práctica del yoga en tu estudio ha sido una gran descubrimiento, acostumbrada a ” las tablas de gimnasia” que suelen proponernos; y no solo ha sido sorprendente la adecuación personal que realizas sino el resultado que se obtiene haciendo, aparentemente, muy poco.
    Los Maestros son pocos, tu eres uno de ellos y yo muy afortunada por haberte encontrado.

Deja un comentario

Your email address will not be published.

*