Entrevista a Luisa Ramón, diario Valéncia Hui, 6 de diciembre de 2007

“El secreto de la juventud radica en la verticalidad de la columna vertebral”

Sus alumnos afirman que el yoga les aporta un enfoque de vida distinto, les ayuda a relativizar las cosas y a ser más felices. Otros beneficios de la práctica de esta disciplina son la mejora en la calidad del sueño y el alivio de los dolores de espalda. Ahora, Luisa Ramón coordina un curso de adelgazamiento con danzas africanas.

Desde 1962 viene practicando yoga, a raíz de un problema de salud. En 1965 estudió en profundidad esta disciplina en París, en el Circulo de Cultura India, “donde todo lo oriental estaba muy arraigado”, y en 1968 comenzó a dar clases.

¿En qué consiste el yoga?

Básicamente, se trata de técnicas de respiración, de concentración e incluso de visualización, que ayudan a generar un estado de calma, tranquilidad y sosiego, que nos permite vivir de otra forma.

¿Cómo repercute esta práctica en el interior de la persona?

La intención del yoga es ayudarte con tu evolución personal. El yoga parte de la concepción del ser humano como energía, inteligencia y afectividad, y tenemos que desarrollar cada uno de estos principios, para llegar a ser nosotros mismos. De igual manera, si partimos de la idea de que el ser humano tiene una dimensión espiritual, el yoga nos permite cultivar también nuestro espíritu.

En cuanto al físico, ¿cuál sería el logro más destacado del yoga?

El yoga consigue que la columna se mantenga fuerte y erguida. Esto es lo que más rejuvenece, pues es justamente lo que vamos perdiendo con la edad. La mayoría de nuestras actividades son bípedas, en cambio, en el yoga hay arqueamientos y torsiones que van logrando que la columna esté joven. Así, los pulmones pueden estar expansionados. De este modo, todo el cuerpo se mantiene joven. Muchas personas gastan dinero en cremas o clínicas estéticas y, mientras están sentados, logran disimular los años que tienen. No obstante cuando nos ponemos de pie, nuestra verticalidad refleja nuestra edad de un modo más claro.

¿Algún otro ejercicio para rejuvenecer nuestro organismo?

Las posturas invertidas, es decir, cuando la cabeza está a la misma altura de las caderas o más baja, también ayudan a rejuvenecer el cuerpo, pues aumentan la irrigación sanguínea en el cerebro, la cara y el cuero cabelludo.

¿Hay edad para el yoga?

Bueno, no recomiendo la práctica del yoga antes de los 15 años, pero por lo demás, tengo alumnas de más de 80 años. He tenido casos realmente impresionantes. Una alumna de 62 años aparentaba 90, porque tenía un problema de poliartritis y andaba jorobada. Era una persona muy inteligente, había sido pianista y como tal vivió en París. Al deformársele las manos, le recomendaron el yoga. Fue un caso prodigioso de rehabilitación. Trabajó con constancia y se enderezó hasta el punto que le tuvieron que reformar todos los vestidos, pues le colgaban por detrás. Recuperó toda su verticalidad.

¿Cuántas personas acuden a cada sesión?

He optado, debido a motivos de espacio, por armonizar los grupos de alumnos, hacerlos homogéneos y nunca superiores a las 12 personas. Para esto, he tenido que realizar una selección de los alumnos que más necesitaban el yoga.

¿Hay algún perfil del alumno tipo?

La verdad es que viene todo tipo de personas: psicólogos, médicos, notarios, dentistas, e incluso familias enteras. Tengo alumnas que vienen ya 39 años. A veces, los médicos me envían a sus pacientes, con problemas de ansiedad, agorafobia, claustrofobia, depresión, insomnio, estrés, etc. Los resultados son patentes y rápidos en comparación con otras terapias. El yoga ayuda a corregir los desequilibrios psicológicos.

¿Algún consejo fácil para poner en practica diariamente?

Dar precisión a las cosas que hacemos cada día. Leemos el periódico mientras desayunamos y no hacemos las cosas con consciencia. Junto a esto, algo sencillo es bajar los hombros, pues los solemos llevar encogidos por la tensión. Por último, mantener la garganta húmeda, ya que el cerebro lo identifica como un síntoma de tranquilidad.

Ha puesto en marcha un curso de danzas africanas para adelgazar.

Somos los primeros en España que vamos a proponer estos cursos, que incorporan la música africana con instrumentos nativos originales. Nos lo tomamos en serio y ofrecemos también un asesoramiento médico, que revisa la nutrición de cada alumno. Apoyados en estas danzas realizamos un trabajo interior a base de meditación dinámica.

Juan Ibarra

juanibarra@valenciahui.es